Homenaje a nuestra compañera Virginia Villegas

“Testimonio de compromiso y cariño desde su juventud cumpliendo un rol de gran apoyo, especialmente en La Legua”.

La Corporación La Caleta en sus 33 años de trabajo comunitario, ha compartido con muchas personas solidarias, trabajadores/as que han hecho de esta organización, lo que hoy es, un aporte a la niñez, adolescencia y Juventud en Chile.

Una de esas personas ha sido VIRGINIA VILLEGAS CAMPOS, la Vicky para todos nosotros. En los oscuros años de dictadura, desde la Pincoya, desde su pasaje en la Villa Worlf, asumió solidariamente el trabajo con niñas, niños y adolescentes, quienes en ese tiempo inhalaban neoprén.

Ella fue un testimonio de compromiso y cariño desde su juventud, aportando al trabajo que se desarrollaba en los pasajes de la comuna de Huechuraba.

No podemos olvidar la cantidad de actividades que se desarrollaron para que los niños, niñas y jóvenes, tuvieran un acercamiento a sus derechos, que fueron permanentemente vulnerados en esos tiempos y que aún permanece en diversas manifestaciones. Con el tiempo logramos que la Vicky fuera parte de nuestros equipos de trabajo, cumpliendo un rol de gran apoyo, especialmente en La Legua. Pero no solamente allí, siempre pendiente de todo lo que se requería en los aspectos logísticos de las marchas, de los encuentros de los equipos, de las actividades con los niños y niñas. Fue un aporte central para todo lo que somos y hemos realizado.

Siempre decimos que nadie es indispensable. Pero para nosotros ella si lo es. Siempre en su rol educativo, planteaba lo importante del compromiso, de mirar a los niños y niñas en lo que requerían, de preocuparse de lo que estaba pasando en el entorno y sobre todo de que el interés de cada uno de los niños que participaba estuviera presente.

¿Cómo no recordar tu cariño y ternura? ¿Cómo poder olvidar lo que has sido para La Caleta durante tantos años de compromiso como trabajadora y educadora?

Ahora que ya no estás en cuerpo con nosotros/as, podemos decirte que SIEMPRE ESTARÁS en todo lo que hagamos. Eres y serás parte de todos/as nosotros/as, en el compromiso que es urgente para que los niños, niñas y jóvenes de los territorios donde estamos tengan de una vez por todas los derechos que se merecen.

Te prometemos que seguiremos luchando, para que más temprano que tarde, se haga realidad en este país, que los derechos de la niñez y juventud, sean parte de la vida cotidiana, una lucha en la que pusiste tu vida al servicio comprometidamente.

Saldrá a la luz por todas partes tu ejemplo, especialmente en los territorios más vulnerados de nuestra tierra, donde aún el Estado y los gobiernos no priorizan por los niños, niñas y jóvenes.

¡VICKY POR EL BUEN VIVIR Y LA VIDA BONITA, SIEMPRE!