Entrevista a Sara Larraín*

Sara_larrain
Fotogafía Radio Universidad de Chile

*[ Sara Larraín, Antropóloga, Pedagoga en artes. Académica en las U. Católica y UMCE. Fundadora para A. Latina del Greenpeace y directora de Chile Sustentable. Opositora a los proyectos de Pascua Lama y otros. ]

Creo, claramente que el extrativismo del cual somos víctimas, tanto las comunidades en Chile, como el medo ambiente y que es la opción de desarrollo que han asumido los estados y frente al cual, priorizan los derechos del inversionista que va a extraer, en perjuicio de las comunidades que han cuidado los territorios históricamente. Yo creo que lo que está generando, primero, es una situación de tremenda impunidad y de violación de derechos incluido el de propiedad, porque es distinto el derecho de propiedad del inversionista que del indígena o del campesino no es solamente con los indígenas, sino que a todo el mundo y el segundo elemento es que lo que lo está haciendo más vulnerable al cambio climático, porque justamente lo que ha dicho el panel intergubernamental del cambio climático, es que los estado deben proteger los territorios, deben armar más áreas protegidas y deben fortalecer las economías locales, para que se adapten con sus territorios a estas situaciones y está sucediendo lo contrario.

Los estados están degradando las economías locales y degradando el medio ambiente. Por lo tanto, lo que están generando una situación de mayor inseguridad climática, de mayor inseguridad alimentaria, de mayor inseguridad social etc. Lo que yo creo que está pasando, y lo que debiera de pasar, es una reconfiguración de los sistemas de gobernanza, porque hoy día los Estados no están representando el interés público, no están velando por el interés público. Pero, ¿eso cómo se hace? Tenemos una situación de deslegitimación de sector político brutal, pero por otro lado la carencia absoluta de educación cívica y procesos de institucionalización de las demandas políticas de la ciudadanía lo que hace que estamos en una especie de tensión con un vacío de caminos.

Yo creo, que estamos en una situación complicada, que probablemente y que es la posición que hemos tomado algunos de las organizaciones de la sociedad civil más viejas, es tratando de meternos por un lado apoyando demandas territoriales; porque aunque no conquistes el estado o el congreso tienes que proteger las economías locales y comunidades locales y por otro lado parar los goles en las políticas oficiales en el congreso y en el gobierno, para tratar justamente, de que una renovación de las políticas públicas en base al interés público esté basado en los derechos humanos. Porque si no, siempre hay un tema sectorial o técnico que desmonta la situación de los derechos y hoy día es claro en el agua. Ni te digo lo que es la reforma del código de agua[ Código de aguas, privatización de las aguas en la dictadura de Pinochet y mantiene este status durante la concertación y nueva mayoría.], llevamos 4 años y hemos retrocedido, Es mejor de lo que tenemos, pero hemos retrocedido, y en el Senado quieren cortar varias más cosas. Los mineros no quieren informar del agua que están sacando, no quieren pedir permiso; los hidroeléctricos no quieren devolver el agua que no están usando. O sea, esta super difícil la cosa. Yo creo que hoy día lo más relevante es: 1.- Empoderar y proteger a las comunidades locales, que se defiendan de los extrativistas apoyados por el estado y al mismo tiempo ir avanzando en las políticas estatales en respeto a los derechos sociales y territoriales etc. No veo otro camino. El problema es que hay que hacer la pega simultáneamente y eso es brutal y las pocas organizaciones que existen están totalmente reventadas. Pero es la pega que hay que hacer y en el caso del Sename es más o menos lo mismo.